¿Qué es la red “Tira paro”?

OSC’s

Ubicación

El “Corredor para la Paz” es una propuesta focalizada que considera también la intervención en los contextos comunitarios, mediante un sistema de acciones que genere entornos no violentos y favorables al desarrollo juvenil. Llegamos a 74 colonias de la ciudad abarcando un espacio de 23 kilómetros de longitud.

El proyecto

Transición

Transición

FUTBOL DE 3 BANDAS

FUTBOL DE 3 BANDAS

TOCHITO BANDERA

TOCHITO BANDERA

SANDBOARDING

SANDBOARDING

LUDOTECA MOVIL

LUDOTECA MOVIL

Programas

   
   
1
2
3
4
5
6

1

1. Formación y acompañamiento de promotores juveniles.- Está dirigido a jóvenes que por su permanencia y compromiso en los programas de las organizaciones pueden jugar un papel de liderazgo a favor de otros jóvenes o en la construcción de mejores ambientes en las comunidades. Pueden ser jóvenes de las mismas comunidades, estudiantes universitarios o voluntarios externos. Constituyen una apuesta importante para profundizar en los impactos del proyecto, tanto por su aporte para la coordinación de actividades, ampliando la capacidad de las organizaciones, como por convertirse en modelos o referentes para otros jóvenes en sus com
unidades.Sin embargo, para lograr lo anterior, requerimos un programa de formación humana, social y de desarrollo de habilidades para la promotoría, así como dedicar tiempo al acompañamiento de cada uno de ellos y a la construcción de equipos de trabajo, con reuniones de planeación, evaluación y seguimiento.

2

2. Prevención de la deserción escolar.- Este programa engloba diversos proyectos y servicios en los que, de manera preventiva, buscamos evitar que las y los adolescentes y jóvenes abandonen la escuela o se vean imposibilitados de acceder a ella. Implica la asociación y vinculación con diversas instituciones, para poder entender los procesos y situaciones en que se encuentran los alumnos, para localizarnos en aquellos que se encuentran expuestos a una deserción. La situación escolar se convierte entonces en la causa para implicarnos más en la vida de los beneficiarios, conocer sobre sus situaciones familiares, acompañarles en sus diversas fases de su vida como y desde ahí establecer una alianza de esfuerzo compartido para armonizar su vida familiar, vida escolar y la propia orientación de vida persona.

3

3.Educación alternativa para adolescentes desertores escolares.- Esta dirigido a una población entre 12 y 17 años que no estudia ni trabaja; adolescentes de los barrios que no continuaron la secundaria o fueron expulsados de ella. Se trata de una población en situación de abandono extremo, totalmente a la deriva, con condiciones de gran precariedad en sus familias. La mayoría aún no tienen edad de trabajar, por lo que pasan la mayor parte del día en la calle; muchos de ellos consumen drogas o se inician en actividades violentas o delictivas como riñas, robos o distribución de drogas.
En el caso de las mujeres su condición suele ser de violencia al interior de las familias, consumo de drogas o involucramiento con los adolescentes en el barrio; algunas están a cargo de sus hermanitos lo que las hace desear huir de su casa.
El programa, además de ofrecerles la opción de concluir la primaria o secundaria y en algunos casos incluso de alfabetización, es un espacio de crecimiento humano, descubrimiento y desarrollo de sus capacidades y promoción de un liderazgo positivo en sus redes de pares. La diversidad de actividades varía de acuerdo a cada organización, siendo las principales apoyo educativo, lectura, arte y paseos, entre otras. El programa requiere grupos pequeños y una atención personalizada a la situación de cada adolescente. También se realiza un proceso de mediación con las familias y en ocasiones con otros actores en las comunidades, ya que suelen ser chicos o chicas estigmatizados como “vagos”, “flojos”,”rebeldes”, etc.
Este programa ha logrado cambiar la vida de muchos adolescentes, ofreciéndoles poste-riormente la opción de vincularse a otros programas, continuar estudiando o entrar a trabajar.

4

4. Cultura, socialización juvenil y vínculos comunitarios.- La cultura, la socialización juvenil y los vínculos comunitarios constituyen uno de los ejes centrales de la propuesta que presentamos a ustedes en torno a la cual se desarrollarán una gran cantidad de acciones, procesos de desarrollo y socialización juvenil, además de vínculos comunitarios.
La cultura constituye un componente fundamental del desarrollo de las y los jóvenes, así como de cualquier sociedad. A través de ella se expresan tanto los dolores como los an-helos más profundos de la experiencia humana. En un contexto como el de Ciudad Juárez, la cultura constituye un importante recurso frente a la violencia, la cual se expresa como un lenguaje cuando no se cuentan con otros medios para elaborar y recrear la experiencia vivida. La cultura y la socialización juvenil nos permitirá también generar procesos de reflexión y dialogo entre jóvenes de diferentes barrios y culturas juveniles, así como con adultos de las comunidades.

Estimular la expresión creativa a través del arte y el juego en los adolescentes y jóvenes es algo fundamental para que ellos se sientan seguros de ejercer su derecho a participar y socialicen de formas no violentas. Coadyuvar a la construcción de resiliencia y vínculos comunitarios a través de actividades culturales, recreativas y artístico-terapéuticas, para propiciar relaciones de convivencia positivas es un objetivo que se pretende alcanzar desde este eje de trabajo, esto por medio de distintas herramientas pedagógicas de impulso a la cohesión comunitaria y a la cultura de paz.

El apartado de las ludotecas móviles será un espacio donde se creen ambientes en los cuales se invite a participar a niños, niñas, adolescentes, jóvenes y sus familias para que por medio del juego desarrollen capacidades de manejo de emociones, empatía y resolución no violenta de conflictos, propiciando interacciones sociales que establezcan convivencias positivas y vínculos comunitarios para enriquecer en los participantes vínculos tanto familiares y sociales entre pares así como el desarrollo de habilidades sociales por medio de las actividades lúdicas que los ayuden a manejar reacciones emocionales abrumadoras como el miedo, la ira y la agresión. Entendemos que la ludoteca se caracteriza por promover el juego además de ser una fuente de múltiples aprendizajes es un espacio de encuentro, relación, participación y cooperación, en el que adultos especializados, a través de juegos y juguetes propician acciones encaminadas hacia una educación integral, activa y creativa, respetando la individualidad y favoreciendo la sociabilidad.

5

5. Deporte y fortalecimiento asociativo.- El deporte y el juego son un derecho establecido por la Unicef, y reconocido en nuestra propia constitución, por lo cual es fundamental el generar espacios y actividades que ga-ranticen su adecuado cumplimiento en nuestros niños y adolescentes, dándoles la oportu-nidad de vivir el esparcimiento, diversión, actividades recreativas y físicas, de manera or-ganizada y de acuerdo a su edad.

Desde el juego hasta la actividad deportiva y competencia organizada, favorecen a la salud y prevención de enfermedades, contribuyendo además al desarrollo de las habilidades para la vida, siendo una forma eficaz de llegar a los adolescentes y jóvenes que son excluidos y discriminados, ofreciéndoles sentido de pertenencia, compañía, y el fortalecimiento de sus relaciones interpersonales, escolares y familiares.

Esta actividad no solo se limita a lo que sucede dentro de la cancha o en el juego, si no que implica el cómo llegaron ahí y el seguimiento posterior que se les ofrece, además toda la dinámica que incluye la competencia como el respeto al reglamento, las estrategias, el lide-razgo, el educarlos en cómo afrontar los triunfos y las derrotas, así como el compromiso generado a través de los entrenamientos y el sentido de pertenencia al equipo.

Es el deporte en todas sus formas y con su correcta aplicación, reconocido y promovido por la Unicef como una estrategia en la prevención de la violencia y las adicciones, además de la promoción de la paz y el desarrollo, acompañado claro del componente social de que no solo es ganar por ganar, si no que promueva un clima de respeto, el juego limpio y la sana convivencia.

6

6. Autonomía y libertad interior.- Con este programa buscamos responder a la ausencia de un peldaño necesario en el proceso de la paz. Estamos convencidos que para llegar a consolidar una paz es preciso también ejercer justicia, y para llegar a la justicia se necesita la verdad, y para tener verdad es indispensable una correcta información. Pero aún este mismo proceder requiere de un paso más: el de la reconciliación, y ese paso lo encontramos entre la justicia y la paz.

Una persona, en su comunidad, difícilmente puede llegar a establecer reconciliación hacia los demás y hacia sí mismo si no posee libertad interior, es decir, una ruptura con las ata-duras que le pueden dejar como secuelas la violencia o frustración, buscando la venganza o el desvalijamiento afectivo y de autoestima.

Este programa busca una interacción mucho más incisiva en jóvenes cuya historia reciente les ha afectado y pasan por situaciones de negación o de rencor, que la misma condición de vida personal o de su contexto inmediato les ha marcado. Aquellos que han participado en grupos delictivos o que han causado daño gravoso, o bien que han sido víctimas directas de la violencia y su entorno les incita a la venganza o descarga de violencia.

Sabiendo que los procesos, aunque sean individuales, no dependen únicamente del sujeto, el programa busca la intervención en la propia comunidad donde cohabita y convive para que se refuercen los elementos para establecer un proceso de reconciliación personal y con su entorno.